EL PROYECTO EDUCATIVO INSTITUCIONAL

 

SR. CARLOS DUBOIS

SRA. GRACIELA LINARES

 

 

EL PROYECTO EDUCATIVO INSTITUCIONAL

 

Del  P.E.I. (Podemos Empezar Intentándolo)   

 

                                                                                                    al

                                                                                P.E.I. (Proyecto Educativo Institucional)                   

1 – Acerca del P.E.I.

 

Antes de comenzar con el análisis del P.E.I. es conveniente recordar alguna de las posturas que nos aclaran no sólo la naturaleza de este instrumento de administración, gestión y participación institucional, sino sus características más relevantes.

Comenzaré diciendo que “el Proyecto Educativo Institucional es un instrumento clave para la gestión, debe tener coherencia con el contexto escolar y será el encargado de enumerar y definir las notas de identidad del establecimiento a través de la formulación de los objetivos que pretende y expresando la estructura organizativa de la institución sobre la que se conforma”.1

Es claro que el P.E.I. ha de ser el fruto del diálogo y el consenso, en mayor o en menor grado, entre posiciones diversas provenientes de los distintos estamentos que han participado en su elaboración. El producto final ha de ser un proyecto2 que definirá la identidad institucional de manera coherente con su comunidad educativa, señalando los rumbos a seguir, las directrices institucionales y sus estrategias de actuación.

Teniendo ya una posición más clara de lo que un P.E.I. debe constituir para una institución educativa, puede darse comienzo a un análisis más minucioso acerca de sus fases de preparación, conformación de los equipos de trabajo, sus tiempos y lugares de elaboración, las estrategias utilizadas para su implementación y las metodologías de evaluación empleadas para el seguimiento de estas acciones proyectadas.

 

 

2 – El P.E.I. como “columna vertebral” de la escuela.

 

El P.E.I. que será analizado se denomina “La violencia y su incidencia en la calidad educativa” y está siendo actualmente implementado en un establecimiento escolar estatal en la jurisdicción del G.C.B.A.  En su elaboración intervinieron principalmente los actores institucionales (docentes y equipo de conducción) así como también los padres de los alumnos y los niños que concurren al establecimiento. Estos últimos vieron cristalizada su participación a través de encuestas de opinión y de entrevistas personalizadas; estas dos estrategias de recolección de datos posibilitaron no sólo el aporte de datos y opiniones acerca de las notas de identidad que queríamos darle al establecimiento a través de la elaboración del proyecto, sino que pudimos sembrar en la comunidad educativa la idea de la participación como forma de tomar parte en la elaboración de algo que iba a redundar en un beneficio futuro para la educación de los niños.  Los padres y los alumnos se concientizaron  en que sus opiniones no sólo iban a ser tomadas en cuenta sino que, juntamente con las de los docentes, iban a tomar relevancia en la forma de ideas y acciones conjuntas para la institución,  lo cual comprometía aún más a los padres en la conformación de una educación democrática para sus hijos.

Mediante las ideas propias de los docentes, las de los padres y las de los niños fue que comenzamos a elaborar esta verdadera “columna vertebral institucional” que ha de servirnos de soporte para afirmarnos en nuestra tarea, pero también para diferenciarnos en tanto institución con identidad propia, de otras instituciones educativas con proyectos educativos e identidades afines, diferentes de la nuestra.

Esta diferenciación de identidades a nivel interinstitucional no tiene por objeto la separación ideológica ni fenomenológica de los establecimientos educacionales, sino que alienta a la riqueza en la variedad de estilos; y así como no todos los niños son iguales, ni todas las comunidades son iguales (ya que tienen características e intereses que le son propios) las escuelas han de diferenciarse entre sí por notas de identidad que las distingan conforme las comunidades en las que estén insertas.

 

 

2.1 – El proceso de elaboración del P.E.I.

 

Para la primera etapa de preparación y elaboración del P.E.I. se utilizaron los últimos días del mes de Diciembre de 2000 y los días del mes de Febrero de 2001. Previo al comienzo de las reuniones para la elaboración plena del proyecto, se convino en nombrar a dos coordinadores encargados de monitorear el seguimiento de las diferentes fases de elaboración, así como también la efectiva implementación y evaluación del mismo.

Los criterios para el nombramiento de los coordinadores tuvo que ver con la preparación teórica y técnica que estos poseían, a fin de poder trasponer material teórico de diversa naturaleza, de forma efectiva a sus compañeros. Cabe aclarar que el acceso al material teórico resulta dificultoso para la mayoría de los docentes, según opiniones vertidas por algunos de ellos, ya que las terminologías, tecnicismos y neologismos empleados por la mayoría de los textos reformistas3 muchas veces aparecen como obstaculizadores para la apropiación plena de toda esa riqueza en contenidos que podrían llegar a aportar estos textos.

Se establecieron reuniones periódicas y se comunicó a todo el cuerpo docente la idea de dotar a la escuela de un proyecto que le otorgara identidad propia y rumbos definidos conforme esa identidad. Se capitalizó la idea de pertenencia institucional por parte de sus miembros y se los invitó a colaborar y tomar parte en esta empresa, por momentos difícil, pero compartida por todos. Asimismo, se brindó la posibilidad de no participar a todo aquel que no acordara con lo consensuado por la mayoría, basándonos en el precepto democrático que señala que “no puede haber participación genuina sin la posibilidad de no participar”; afortunadamente todos comprendieron la importancia de unificarse a través de un proyecto en común y prestaron su colaboración.

Los coordinadores tuvieron la tarea de guiar el armado del P.E.I. en las sucesivas etapas, comenzando por organizar las diferentes fases necesarias para su conformación. El cuadro Nº 1 puede ser de gran utilidad para visualizar las etapas de elaboración:

 

 

3 – Las etapas.

 

Cuadro de texto: Cuadro de texto:  
P.E.I.
 

 


 


3.1 – El análisis del contexto.

 

Este proceso supone realizar una identificación y un análisis de las variables que configuran el contexto escolar. De esta manera se tomaron en cuenta los aspectos legales (Reglamento Escolar, Estatuto del Docente, etc.) así como también la situación socioeconómica y cultural de la zona en la que se encuentra el establecimiento, notando factores tales como tipos de viviendas, tipos de cualificación académica y desempeño profesional de los padres, existencia de centros culturales tales como clubes o sociedades de fomento que pudieran llegar a participar o colaborar en la implementación del P.E.I.4, existencia de problemas de seguridad en la zona, de focos de marginación social u otros factores socioeconómicos y culturales que pudieran llegar a mejorar o entorpecer este proyecto. A tal efecto se tomaron en cuenta tanto los testimonios de los docentes respecto del conocimiento que poseen de la situación social de cada uno de sus alumnos, como los testimonios escritos plasmados en las encuestas de opinión dirigidas a padres y niños.

Las sucesivas reuniones fueron y son de enriquecimiento mutuo ya que todos los docentes tenemos la oportunidad de interiorizarnos de las problemáticas sociales tanto de los alumnos como de los padres, lo cual demanda un compromiso mayor en la elaboración del P.E.I. y le confiere un empirismo aún más real.

Pero para que este proyecto sea real debe tomarse en cuenta la tipología escolar y los diversos elementos que la conforman, ya sean:

 

·              Si la escuela es pública (de gestión estatal o privada)

·              Los niveles educativos que acoge (en nuestro caso inicial y primaria)

·              La ubicación geográfica en donde está inserta la escuela (sea esta rural, urbana o suburbana)

·              Las características singulares del centro (en nuestro caso funciona un centro de ex alumnos de la institución; otro rasgo distintivo es que la escuela posee comedor)

·              La financiación de que dispone (es estatal, la escuela es gratuita y conforme la coyuntura actual se debe depender de la contribución de cuotas de cooperadora para subsanar algunas cuestiones edilicias y que hacen a la organización general)

 

Es necesario aclarar, así como lo hemos hecho con los docentes en la fase de elaboración del diseño del P.E.I., que debe existir una coherencia entre los objetivos propuestos por la institución y las posibilidades reales de concreción de los mismos, así como también deben existir instrumentos y herramientas disponibles que posibiliten esa concreción.

Todo esto es fundamental a la hora de planificar y proyectar, para no caer en realidades utópicas que no conducen más que a la pérdida de tiempo valioso y a los fracasos certeros.

 

 

3.2 – La formulación de objetivos.

 

Hoy en día la sociedad demanda de las instituciones educativas una multiplicidad de servicios, responsabilidades y tareas que escapan, por lejos, de la mera tarea pedagógica para las que en un principio fueron creadas. Estos pedidos se verán cristalizados en la formulación de múltiples objetivos, que tendrán las siguientes características:

-          Deberán marcar la pauta guía y el rumbo que oriente toda la actividad de los elementos implicados en la institución escolar.

-          Determinarán el patrón de medida de la eficacia de dichos elementos.

-          No permitirán la evaluación sumativa rigurosa; en cambio se tenderá a capitalizar la evaluación formativa procesual.

-          Deberán estar dotados de viabilidad y creatividad.

 

Bajo estas pautas de formulación es que podemos elaborar algunos objetivos institucionales:

 

-          Proporcionar la adquisición de hábitos intelectuales, técnicas y herramientas de trabajo con la finalidad de provocar en el alumno una orientación escolar que dé respuesta a una adecuada y futura elección profesional.

-          La institución deberá atender a las diferencias individuales de cada alumno, y deberá encargarse de enseñar a cada uno lo que necesite, atendiendo a sus limitaciones, diversidad cultural y necesidades individuales.

-          Los docentes deberán trabajar en conjunto con los padres para la educación de los niños, haciéndoles notar que la figura principal en la educación es la familia, y por ende la principal responsable en el proceso educativo.

-          Nos proponemos erradicar de las aulas el autoritarismo, la competitividad y los castigos (en tanto formas de violencia no identificadas con la identidad institucional) potenciando una enseñanza activa en la que se desarrollen la iniciativa y la creatividad.

-          Incorporar en las planificaciones didácticas objetivos y contenidos relacionados con el entorno próximo de los alumnos.

-          Desarrollar y utilizar instrumentos eficaces para la comunicación externa e interna, tanto del personal institucional como de los actores comunitarios.

-          Conseguir la implantación, el respeto y la observancia de un Reglamento de Régimen Interno.

 

En fin, una multiplicidad de objetivos que no terminan aquí, que se construyen y reconstruyen de forma permanente, que continúan y se extienden en torno nuestro  y de la institución. Además, no debemos olvidarnos que en muchas escuelas (y en este caso ocurre) no sólo se educa, sino que también se come y se cura (parafraseando a un ex presidente democrático), ya que debemos encargarnos de los hábitos alimenticios durante el horario del comedor escolar, así como atender brindando primeros auxilios a todo niño que lo requiera hasta que llega el servicio médico.

Todo esto nos haría reflexionar sobre el rol docente en una Argentina inmersa en la reforma educativa, donde el docente ha dejado de ser solamente el educador para pasar a convertirse en un apóstol de la educación, un funcionario administrativo, un eventual enfermero, el auxiliar de tareas generales, etc., etc.

 

 

3.3 – Una escuela con identidad propia.

 

Hablar de una identidad propia implica hacer referencia al resultado de la interacción entre el análisis del contexto y los propósitos que la institución se plantea. Todo esto nos permitirá realizar el planteo de ¿quiénes somos? y una vez ahí analizar hacia ¿dónde vamos?

Se deberá observar respeto por el estilo docente aportado por cada uno de los profesores, estilo que le ha sido validado conforme sus principios, su formación y su experiencia profesional; no deberá tenderse hacia una misma línea metodológica, sino que se buscará el equilibrio y la complementariedad de métodos diversos.

 

Esta institución persigue, en el marco de una búsqueda de identidad propia, la finalidad de formar a sus alumnos en la consecución de un conjunto de actitudes, valores y normas comprometidas con un estado democrático, asumiendo ante todo el respeto, la tolerancia, la aceptación de la pluralidad y los valores de la democracia.5

 

Para llevar a cabo nuestro objetivo principal debemos hacer hincapié en algunas cuestiones:

 

-          Deberemos desarrollar el espíritu crítico y la capacidad de discusión como medio de transformación de la realidad social.

-          Admitiremos la diversidad de ritmos evolutivos y de capacidades intelectuales en nuestros alumnos, y las respetaremos.

-          Tanto el orden escolar como la disciplina que son necesarios para la vida y el trabajo, no serán entendidos como una rutina ni como un método coercitivo, sino que la labor educativa estará basada en el respeto, el diálogo, la reflexión, la colaboración y la solidaridad; asimismo haremos notar a los alumnos el sentido del respeto mutuo y exigiremos de parte de los padres, toda la colaboración y el compromiso posibles para que se cumplan estas premisas.

-          Daremos importancia a la convivencia escolar para que el alumno aprenda a vivir con los demás compañeros, pertenezcan éstos al nivel social que pertenezcan, desechando todo tipo de clasismos y diferenciaciones raciales y/o religiosas.

-          En el marco de esta convivencia, los alumnos y los docentes deberán observar respeto al pluralismo de ideas y de formas de vida que se da en la sociedad actual, en un marco de respeto y tolerancia mutuos hacia la personalidad y convicciones del otro.

Tanto la finalidad principal que persigue la institución como los demás objetivos aquí propuestos ven su sustento dentro del marco de una estructura organizativa que los sostiene.  A tal efecto el cuadro Nº 2 puede servirnos de ayuda para comprender esta estructura que da forma a la escuela para la cual hemos elaborado el P.E.I., que se conforma por un equipo de conducción, un equipo docente, un equipo de auxiliares no docentes, un órgano denominado Equipo de Orientación Escolar o E.O.E., una asociación cooperadora formada por padres de alumnos, un centro de ex alumnos y un servicio concesionado de comedor escolar.


3.4 – Estructura organizativa institucional.

 

(Cuadro Nº 2)           

 

 


EQUIPO DE CONDUCCIÓN                                                                 EQUIPO DOCENTE

-          Directora                                                                                            - De grado

-          Vicedirectora                                                                                            - De materias curriculares

-    Secretaria                                                                                            - De instancias complement.

                                                                                                                  - De apoyo pedagógico       

Hexágono:  
  ESCUELA
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


E.O.E. DISTRITAL                                                                          SERVICIOS

    - Psicólogos                                                                                  - Comedor escolar concesionado

-          Psicopedagogos                                                                         - Equipo de auxiliares no docentes

-          Asistente social

 

                                                                       

                                                                                  ASOCIACIONES

                                                                                - Asociación Cooperadora de padres

                                                                                - Centro de Ex Alumnos      

       

 

4 – Acerca de las propuestas didácticas.

 

A continuación se desarrollarán ejemplos de propuestas didácticas que serán implementadas en el marco del P.E.I. y serán destinadas a los tres ciclos de la enseñanza primaria, realizando las adaptaciones pedagógicas que cada docente considere pertinente para satisfacer los intereses de su grupo.

Para el tratamiento de las propuestas, se partirá desde un enfoque actitudinal, vinculando el resto de los contenidos curriculares (procedimentales y conceptuales) en el proceso de desarrollo de cada uno de los proyectos áulicos que del P.E.I. se desprendan.

Se tomará como eje conductor el recorte de la realidad social que supone el uso de los medios masivos de comunicación (diarios, revistas, programas de radio y TV, publicidades)

 

ü         Uso del periódico en el aula (trabajo con noticias e historietas)

 

ü         Selección de noticias pertinentes a las realidades sociales del grupo

 

ü         Contrastar un mismo hecho o noticia tratado en distintas fuentes periodísticas.

 

ü         Conducir el análisis crítico para dilucidar los metamensajes implícitos en algunas noticias y publicidades.

 

ü         Producir propuestas de cambio en la realidad social e institucional.

 

ü         Identificar en las noticias y publicidades analizados todos aquellos componentes que atentan contra las bases fundamentales que originan este P.E.I.

 

Sobre la base del objetivo principal de la institución que fuera formulado en páginas anteriores, cada uno de los docentes realizará aportes a través de sus Proyectos Aulicos, los cuales podrán diferenciarse entre sí en contenidos, metodologías de acción y maneras de evaluación, pero deberán conservar un tronco común a través del cual  se visualice fácilmente la identidad institucional.

Es necesario que esto se realice para que exista un alto grado de coherencia en torno a las actividades propuestas y a los participantes que habrán de llevarlas a cabo. Es de suma utilidad establecer que este tronco común ha sido logrado como el fruto de numerosas reuniones  de ciclo llevadas a cabo entre todos los docentes, y que la puesta en marcha de todas esas acciones y actividades deberán tener un mismo hilo conductor que las guíe.

Sea tal vez este hilo conductor el que hilvane también la identidad institucional y el que una a todos los actores en un mismo tapiz de pertenencia escolar, lo que comúnmente se dice “el ponerse la camiseta de la institución”.


 

 

A tal efecto, el cuadro Nº 3 da cuenta de algunos ejemplos de oportunidades de aprendizaje y de cómo éstos orbitan alrededor de un objetivo principal:

 

 

 

4.1 – Objetivo principal y oportunidades de aprendizaje.

 

(Cuadro Nº 3)

 

Rectángulo redondeado: Objetivo base: formar a los alumnos en la consecución de un conjunto de actitudes, valores y normas comprometidas con un estado democrático, asumiendo ante todo el respeto, la tolerancia, la aceptación de la pluralidad y los valores de la democracia.
Rectángulo redondeado: Elaboración de pautas de convivencia áulica a partir de situaciones cotidianas.
Rectángulo redondeado: Debate semanal acerca del resultado del cumplimiento o no de las pautas establecidas.
Rectángulo redondeado: Promoción de la participación democrática e iniciación al debate para la toma de conciencia.
Rectángulo redondeado: Realizar una selección de noticias pertinentes, induciendo al análisis crítico de las mismas.
Rectángulo redondeado: Realización de actividades en las que los alumnos asuman un rol protagónico en la toma de decisiones, inculcando el verdadero espíritu democrático.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Rectángulo redondeado: Abordar, cuando las circunstancias lo requieran, las temáticas de los Derechos Humanos, el racismo y la discriminación sexual, ideológica o religiosa. 
Rectángulo redondeado: Resolución de situaciones conflictivas que se presenten en el ámbito escolar a través de, por ejemplo, los consejos de grado.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Rectángulo redondeado: Valoración del espíritu nacional a través del conocimiento de nuestra historia antigua y reciente, y del conocimiento de nuestros héroes, nuestros derechos y nuestra soberanía.
              

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


5 – Evaluación del P.E.I.

 

En su etapa final, el P.E.I. habrá de ser revisado para corroborar si efectivamente ha sido un elemento de utilidad y validez para la gestión institucional. A tal fin habrá que apegarse a una evaluación de carácter formativa en lugar de evaluar de forma sumativa6, ya que la primera se caracteriza por:

-          Tender al perfeccionamiento de un programa, proyecto o plan durante su desarrollo.

-          Es de realización interna, es decir que la evaluación se lleva a cabo por aquellos que han intervenido e intervienen en el proyecto.

-          Tiende a facilitar la participación activa, sin ansiedades ni nerviosismos, ya que este tipo de evaluación es vista como un instrumento de ajustes prospectivos y de regulación interactiva y permanente.

Como instrumentos de evaluación podremos recurrir a cuestionarios, encuestas, tablas de valoración y listas de control, los cuales arrojarán los resultados reales (esperados o no) producto de la implementación del proyecto. Como la evaluación es en proceso y de carácter permanente, nos permitirá realizar los ajustes pertinentes a fin de lograr los mejores resultados posibles.

En este caso específico de P.E.I. surgieron dificultades que, merced al tipo de metodología de evaluación, generaron el aporte de soluciones acertadas. Se acompaña un esquema que puede ayudar a comprender alguna de las dificultades más comunes observadas, tanto en la fase de elaboración como de implementación, y las soluciones que fueron aportadas:

 

Rectángulo redondeado:    DIFICULTADES OBSERVADAS
 
- No se ha logrado la total integración de los actores institucionales.
- Falta de tiempos institucionales para la elaboración, discusión y ejecución del  P.E.I.
- Conceptualización de la nueva termi-
nología por parte de los actores.
- Establecer una relación o vinculación entre la visión del proyecto y los contenidos abordados.
- El grado de motivación mostrado por los docentes.
 
- Adecuación de la visión conforme la misión institucional.
- Inexistencia de las condiciones ideales favorecedoras de la acción (espacios insuficientes)
 
 
Rectángulo redondeado:     SOLUCIONES APORTADAS
 
- No imponer tiempos, trabajar con tolerancia y flexibilidad.
- Reestructuración en los bloques horarios para generar espacios necesarios para las reuniones de ciclo.
- Entrega de material de consulta y su explicitación por parte de los coordi-nadores, dotando a los docentes de herramientas y estrategias para la acción.
- Instrumentar el apoyo y acompa-
ñamiento a fin de estimular logros y orientar ante las dificultades.
- Adoptar una postura crítica y reflexiva por parte de los actores.
- Generar mayores espacios físicos para las diversas actividades programadas: techado del gimnasio, armado del laboratorio, etc.
 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

6 - Conclusiones finales.

 

Cuando se plantee la idea de elaborar un P.E.I. con la finalidad de dotar a la institución de notas de identidad propia, surgirán miradas de desconcierto. Estas miradas irán desvaneciéndose a lo largo de la fase de implementación, al observar los primeros cambios conforme los primeros objetivos que hayan sido formulados.

Se podrá comprobar el aporte de aquellos elementos que orientan y proveen de información sustantiva, tanto para la organización del trabajo en el aula (a través de una común unión de propuestas didácticas enmarcadas en ese tronco común elaborado) como para la toma de decisiones.

Este proyecto habrá de posibilitar el acercamiento de los padres y de los alumnos (a través de sus opiniones) a la programación de las actividades escolares, generando en éstos un mayor grado de compromiso y comunicación con el proceso educativo.

Asimismo habrá contribuido a la idea de pertenencia institucional por parte de los docentes que se hayan visto involucrados en la programación de acciones generales y hayan podido intercambiar ideas y experiencias en los espacios generados por las reuniones periódicas de ciclo, pautadas para esos fines.

Se habrá convertido en un instrumento útil para la gestión institucional al dar una idea de comunión escolar que une en la consecución de los objetivos propuestos, tanto al personal directivo como al cuerpo docente. Las decisiones ahora serán consultadas (tal es el espíritu democrático que reviste al objetivo institucional base) y toda posible arbitrariedad o autoritarismos serán dejados de lado.

Será necesario comenzar a practicar los diferentes niveles de actuación democrática primero entre los adultos y, paralelamente, los niños irán percibiendo y recibiendo los ejemplos de nuestras prácticas en la convivencia diaria, ya que “no  puede enseñarse de forma efectiva lo que no se practica”, a lo cual nosotros respondemos con un  “estamos dispuestos a intentarlo”.

 

 


 

 

BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA:

 

 

ü                 ANTUNEZ, S. (1996). El proyecto educativo de centro. Grao, Biblioteca del Maestro. Sexta edición.

 

 

ü                 Pre Diseño Curricular para las escuelas primarias del G.C.B.A. (1999) Autores varios. Imprenta Municipal. Primera edición.

 

 

El Proyecto Educativo Institucional. (1995) Autores varios. Publicación del Ministerio de Educación de la República Argentina



1 Definición aportada por ANTUNEZ, S. (1996) en “El proyecto educativo de centro”.

2 Utilizando la amplitud de la palabra “proyectar” como idea de “acción de lanzarse hacia adelante”.

3 surgidos en países como España, EEUU y Gran Bretaña,  con una tendencia bien marcada hacia la eficiencia para la administración y gestión de centros,  y traspolados a nuestro país en el marco de la reforma educativa de los 90’.

4 a tal efecto existe una institución denominada “Club El Talar” que ofrece asistencia psicológica y psicopedagógica sin cargo para los niños de los centros educativos aledaños que requieran de esos servicios.

5 es el objetivo base sobre el cual deseamos construir una identidad institucional y alrededor del cual orbitarán el resto de los objetivos pedagógico-curriculares.

6 es el tipo de evaluación menos indicado, que comprueba el producto final limitando la participación de los implicados y permitiendo la intervención de evaluadores externos ajenos al proyecto; genera nerviosismos y es visto como un instrumento para la rendición de cuentas. (Antúnez, S., ob.cit.)